martes, 15 de enero de 2019

DEPEDENCIA AFECTIVA







Cuando estar enamorada significa sufrir, es que estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, ideas, acciones y sentimientos, cuando casi todas nuestras frases comienzan con él...", es que estamos amando demasiado. Cuando disculpamos su mal humor, su indiferencia y sus desaires e intentamos justificarlo o incluso convertirnos en su terapeuta, es que estamos amando demasiado.

" En este libro, del que se han vendido más de tres millones de ejemplares y que sigue siendo un best-séller, Robin Norwood ayuda a las mujeres adictas a esta clase de amor a reconocer, comprender y cambiar su manera de amar. A través de historias reveladoras y de un programa de recuperación, ofrece un camino para que consigan amarse a sí mismas y establecer una relación de pareja sana, feliz y duradera.

jueves, 10 de enero de 2019

EMOCIONES

Emociones negativas y artritis reumatoide, ¿cuál es su relación?


La artritis reumatoide es una enfermedad que afecta a todas las articulaciones del cuerpo. Cuando se produce, suele causar algunos síntomas muy molestos como dolor persistente, inflamación, pérdida de movilidad y rigidez en las partes afectadas. Sus causas son desconocidas por el momento, pero algunas investigaciones han relacionado emociones negativas y artritis reumatoide en su curso y evolución.
La importancia de la psicología en el transcurso de esta enfermedad ya comenzó a plantearse a principios del siglo XX. Sin embargo, no se empezó a estudiar en serio hasta 1950. En este año, se comenzó a clasificar la artritis reumatoide como uno de los trastornos psicosomaticos  más importantes. A partir de este momento, la investigación sobre el tema se ha vuelto cada vez más abundante.
En este artículo estudiaremos los datos obtenidos hasta hoy sobre la relación entre emociones negativas y artritis reumatoide. También descubriremos algunas de las características más importantes de esta enfermedad, además de algunos consejos para poder convivir con ella de mejor manera.

Síntomas de la artritis reumatoide

Mano con artritis reumatoideA continuación estudiaremos algunos de los síntomas y características más comunes de esta enfermedad. Todos ellos se presentan en las principales articulaciones del cuerpo. Las más afectadas normalmente son las muñecas y las que se encuentran en los dedos; pero sin embargo, esta alteración puede producirse en cualquier parte del cuerpo en que se unan dos o más huesos.

Así, por ejemplo, es posible encontrar síntomas de artritis reumatoide en las siguientes áreas:
  • Codos.
  • Rodillas.
  • Hombros.
  • Cuello.
  • Mandíbula.
  • Tobillos.
  • Pies.
  • Caderas.
En función de la persona que sufra la enfermedad, los síntomas producidos por la misma pueden variar enormemente. Los más habituales son los siguientes: hinchazón, falta de movilidad, ardor, hipersensibilidad y dolor.

Veamos cada uno de ellos.

1- Hinchazón

A menudo, el primer síntoma de la artritis reumatoide es la hinchazón en las articulaciones afectadas. Estas pueden aparecer de un tamaño mucho mayor de lo normal durante un episodio agudo de la enfermedad. Cuando el trastorno no es severo, la hinchazón puede aparecer en solitario, pero en casos más graves suele ir acompañada de dolor.

2- Falta de movilidad

Por lo general, el aumento de tamaño de las articulaciones hace que sea más complicado moverlas. Cuando este síntoma se hace especialmente severo, la persona puede encontrarse con serias dificultades para llevar a cabo ciertas acciones de su vida normal.

3- Ardor

Los síntomas de la artritis reumatoide suelen ir acompañados de una molesta sensación de ardor en las áreas afectadas. En general, esto no es más que una ligera incomodidad; pero sumada al resto de los síntomas, puede llegar a ser un impedimento para la vida de quienes padecen esta enfermedad.

4- Hipersensibilidad

Además de todas las molestias anteriores, las personas con artritis reumatoide también sufren de un aumento de la sensibilidad en las articulaciones afectadas. Así, todas las sensaciones se verán amplificadas. Esto también influye en el aumento del dolor, el siguiente síntoma que vamos a ver.

5- Dolor agudo

Mujer con dolor en la rodillaEl peor síntoma que las personas afectadas por esta enfermedad suelen describir es un dolor agudo cada vez que se realizan ciertos movimientos o se sufre incluso un ligero golpe en las articulaciones. Esto puede llegar a incapacitarles, hasta el punto de impedirles llevar a cabo una vida normal.

Relación entre emociones negativas y artritis reumatoide

Pero, ¿cuál es la relación entre emociones negativas y artritis reumatoide? Las últimas investigaciones han mostrado que algunos estados emocionales pueden provocar un aumento de los síntomas más problemáticos; y, además, incrementan directamente las probabilidades de sufrir este problema.

De todas las emociones que podemos sentir, las que mayor relación muestran con este problema son la depresión, la ansiedad y la ira. Por el contrario, características como la eficacia o la personalidad resistente correlacionan habitualmente con síntomas menos pronunciados cuando esta enfermedad está presente.

La realidad es que no hay una causa única conocida para esta enfermedad. Sin embargo, la relación entre emociones negativas y artritis reumatoide está especialmente bien documentada. Por eso, muchos médicos consideran que el mejor tratamiento para combatir este problema pasa por trabajar en el plano sentimental de los pacientes.

Así, mejorar la comprensión y la expresión emocional puede ser muy eficaz para reducir, entre otras cosas, el dolor. A pesar de que los síntomas no desaparecen completamente en la mayoría de los casos, muchos pacientes consiguen mejorar enormemente su calidad de vida gracias al entrenamiento de las emociones.

miércoles, 9 de enero de 2019

LA ASERTIVIDAD

La asertividad es un recurso para comunicar de manera respetuosa lo que sentimos y para acoger con el mismo respeto lo que sienten los demás



 Por tanto, ser asertivo es la capacidad de ser nosotros mismos, de conocer y compartir nuestras convicciones, sin menospreciar ni ponerse agresivo hacia aquellos que no las comparten. Podemos resumirlo, en el saber ser y dejar ser.

Para entenderlo mejor os propongo hacer un ejercicio de derechos y deberes que nos marca la asertividad. ¿A qué tengo derecho? ¿Y deber?

DERECHO
DEBER
Derecho a expresar emociones y sentimientos.
Deber de aceptar las emociones y sentimientos de los demás. Deber contener las emociones y sentimientos en determinadas circunstancias.
 
Derecho a decidir.
  Deber crear espacios para poder decidir.
 
Derecho a decir que no.
 
Deber de aceptar que alguien nos diga que no.
 
Derecho a quejarnos o protestar cuando no nos sentimos respetados.
 
Deber de aceptar quejas o protestas si nos estamos equivocando.
 
Derecho a estar solo, aun cuando otras personas deseen nuestra compañía.
 
Deber de respetar los espacios y los momentos de los demás.
 
Derecho a afirmarse y a ser uno mismo.
 
Deber de respetar al otro como legítimo por muy diferente que sea.
Como veis, ser asertivo es un camino bidireccional, aceptar mensajes asertivos y ser capaces de emitirlos.

¿Cómo expresarnos de manera asertiva? Los mensajes asertivos pueden tener contenido positivo y negativo, no sólo sirven para dar mensajes más o menos desagradables.

Expresar mensajes asertivos no se aprende de la noche a la mañana, ni con un par de consejos. Aprender a ser asertivo es un proceso que lleva tiempo, en el que tendremos momentos en los que identificaremos y emitiremos mensajes asertivos, y otros momentos de reflexión, en los que nos daremos cuenta cómo podemos mejorar. Aun así os dejo unas pautas para un mensaje asertivo:

  • La primera clave es hablar desde el YO, que no significa hablar sólo de uno mismo, sino hablar sobre lo que uno siente. Consiste en no emitir juicios sobre los demás, sino hablar de lo que consideramos. Un ejemplo sería: “Esa persona es antipática” lo cambiaríamos por “Esa persona no me cae bien”.
  •  
  • Además es importante dar información precisa, para evitar confusiones y que esta información este ajustada para no dar lugar a interpretaciones. No utilizar el sarcasmo y los dobles significados.
  •  
  • Un mensaje asertivo lleva una declaración de los sentimientos, en un tono lo más calmado posible y sin dramatizar. Los expreso sin presuponer intenciones en el otro, sin juzgar, ni atacar ni insultar. Dando espacio para la otra persona exprese como se siente y que pueda haber un buen desenlace.
  •  
  • Por supuesto, también utilizar la comunicación no verbal, es decir, hablar con un tono adecuado, evitar malos gestos o mirar a la persona cuando dialogamos.

LA ASERTIVIDAD


EL TRAJE DEL EMPERADOR

Había una vez un emperador al que le encantaban los trajes. Destinaba toda su fortuna a comprar y comprar trajes de todo tipo de telas y colores. Tanto que, a veces, llegaba a desatender a su reino, pero no lo podía evitar, le encantaba verse vestido con un traje nuevo y vistoso a todas horas. Un día llegaron al reino unos impostores que se hacían pasar por tejedores y se presentaron delante del emperador diciendo que eran capaces de tejer la tela más extraordinaria del mundo. 
el traje del emperador

– ¿La tela más extraordinaria del mundo? ¿Y qué tiene esa tela de especial?
– Así es majestad. Es especial porque se vuelve invisible a ojos de los necios y de quienes no merecen su cargo.

– Interesante… ¡entonces hacedme un traje con esa tela, rápido! Os pagaré lo que me pidáis.
Así que los tejedores se pusieron manos a la obra. 
Pasado un tiempo el emperador tenía curiosidad por saber cómo iba su traje pero tenía miedo de ir y no ser capaz de verlo, por lo que prefirió mandar a uno de sus ministros. Cuando el hombre llegó al telar se dio cuenta de que no había nada y que lo que los tejedores eran en realidad unos farsantes pero le dio tanto miedo decirlo y que todo el reino pensara que era estúpido o que no merecía su cargo, que permaneció callado y fingió ver la tela.
– ¡Qué tela más maravillosa! ¡Que colores! ¡Y qué bordados! Iré corriendo a contarle al emperador que su traje marcha estupendamente.

Los tejedores siguieron trabajando en el telar vacío y pidieron al emperador más oro para continuar. El emperador se lo dio sin reparos y al cabo de unos días mandó a otro de sus hombres a comprobar cómo iba el trabajo.

Cuando llegó le ocurrió como al primero, que no vio nada, pero pensó que si lo decía todo el mundo se reiría de él y el emperador lo destituiría de su cargo por no merecerlo así que elogió la tela.
– ¡Deslumbrante! ¡Un trabajo único!

Tras recibir las noticias de su segundo enviado el emperador no pudo esperar más y decidió ir con su séquito a comprobar el trabajo de los tejedores. Pero al llegar se dio cuenta de que no veía nada por ningún lado y antes de que alguien se diera cuenta de que no lo veía se apresuró a decir:
– ¡Magnífico! ¡Soberbio! ¡Digno de un emperador como yo!

Su séquito comenzó a aplaudir y comentar lo extraordinario de la tela. Tanto, que aconsejaron al emperador que estrenara un traje con aquella tela en el próximo desfile. El emperador estuvo de acuerdo y pasados unos días tuvo ante sí a los tejedores con el supuesto traje en sus manos.
Comenzaron a vestirlo y como si se tratara de un traje de verdad iban poniéndole cada una de las partes que lo componían.

– Aquí tiene las calzas, tenga cuidado con la casaca, permítame que le ayude con el manto…
El emperador se miraba ante el espejo y fingía contemplar cada una de las partes de su traje, pero en realidad, seguía sin ver nada.


Cuando estuvo vestido salió a la calle y comenzó el desfile y todo el mundo lo contemplaba aclamando la grandiosidad de su traje.
el no traje– ¡Qué traje tan magnífico!
– ¡Qué bordados tan exquisitos!
Hasta que en medio de los elogios se oyó a un niño que dijo:
– ¡Pero si está desnudo!
-¡Dios bendito, escuchen la voz de la inocencia! -dijo su padre; y todo el mundo se fue repitiendo al oído lo que acababa de decir el pequeño.
-¡No lleva nada; es un chiquillo el que dice que no lleva nada!
-¡Pero si no lleva nada! -gritó, al fin, el pueblo entero.
Aquello inquietó al Emperador, pues sospechaba que el pueblo tenía razón; pero pensó: «Hay que aguantar hasta el fin». Y siguió más altivo que antes; y los ayudantes de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.

Hans Christian Andersen

Con este cuento podemos sentirnos identificados en ciertos momentos de nuestra vida, en los que no decimos lo que pensamos, no nos atrevemos a decir “no” o a exponer nuestro punto de vista. Entre otros matices, con este cuento podemos reflexionar sobre la asertividad.

AUTOESTIMA

¿Qué significa el respeto a sí mismo?

Respetarte a ti mismo significa tener una actitud positiva hacia tu derecho de vivir y ser feliz. Es reafirmar tu valía personal, así como tus pensamientos, tus deseos y tus necesidades. Cuando te respetas, sientes que tienes derecho innato a la alegría y la satisfacción.

Las conductas auto-destructivas y el auto-sabotaje son los principales síntomas de la falta de respeto. También son los causantes de las depresiones y de que tu autoestima se mantenga baja.
 
Cuando te respetes a ti mismo de una manera adecuada, los demás te respetarán también. Entonces tu autoestima comenzará a mejorar de manera inevitable, porque eso es lo normal. A medida que nos vamos preparando para la vida, estudiando, madurando y creciendo en todos los aspectos, lo más natural es que la autoestima también aumente. Pero si no hay auto-respeto, puede mantenerse baja a pesar de todo.
Los siguientes 4  puntos te permitirán lograr ese respeto por ti mismo que tanto necesitas:

1. Afirma que Tienes Derecho. Tienes el derecho a satisfacer tus necesidades, a recibir recompensas por tus aciertos, y a lograr el éxito, la felicidad y la satisfacción personal. Mantén siempre una actitud positiva hacia ti mismo y no tengas miedo de sentirte merecedor de todo lo bueno que tiene la vida.
 
      2. Vuélvete Responsable. La responsabilidad es parte del respeto. Es importante que vivas   consciente  de tus elecciones, y que sepas que todo tiene una consecuencia, ya sea positiva o negativa. Vive de acuerdo a tus propios valores y convicciones. No dejes que nadie te manipule, y esfuérzate por ser cada día mejor. 
 
Hay personas que han alcanzado muchos logros en su vida, y sin embargo, no se sienten orgullosos de si mismos. Tal vez porque no fueron ellos mismos quienes eligieron sus propias metas, o porque no han vivido de acuerdo a sus valores y principios.

3. Aprende a Valerte por Ti Mismo. Nadie más se hará cargo de tu vida. Nadie va a mejorar tu autoestima por ti ni a pedirte que te respetes.  Una buena idea es comenzar a hacer algo que alguien más estaba haciendo por ti, así tu autoestima mejorará bastante. Tal vez sientas un poco de miedo por enfrentarte a algo nuevo, pero la recompensa vale la pena.

4. Afirma tu Valor Propio. Comprométete con tu propio valor y actúa de manera congruente. No dejes que tus acciones contradigan tus compromisos, tus promesas o tus convicciones. Recuerda que tú eres digno de vivir como un gran ser humano, porque vales tanto como cualquier otro. Repite en voz alta por la mañana y por la noche, la siguiente afirmación: “Yo valgo tanto como cualquier otra persona, y merezco ser feliz”.

No dejes que esta información se quede en tu mente como otro nuevo conocimiento inútil. Pon en práctica estos pasos y verás que tu vida será transformada. 
 
 
 

miércoles, 26 de diciembre de 2018

¿Quieres sanar tu niño Interior?

Cuando hablamos de escuchar con compasión, solemos pensar en escuchar a otra persona. Pero debemos escuchar también al niño interior. 

 A veces precisa toda nuestra atención. Ése pequeñín puede surgir desde lo más profundo de tu conciencia y reclamar tu atención. Si estás atento, oirás su voz pidiendo ayuda. En ese momento, en vez de prestar atención a cualquier otra persona que tengas delante de ti, vuélvete y abraza con ternura al niño herido. Puedes hablarle directamente con el lenguaje del amor, diciéndole: “En el pasado te dejé solo. Escápate de ti. Ahora lo lamento mucho. 

Voy a abrazarte”. Puedes decirle: “Querido, estoy aquí para lo que necesites. Voy a cuidarte muy bien. Sé que sufres mucho. He estado muy ocupado. Te he desatendido, pero ahora he aprendido una manera de volver a ti”.