miércoles, 16 de agosto de 2017

CUENTA LA LEYENDA ....


Cuentan se reunieron en la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres...

Cuando EL ABURRIMIENTO ya había bostezado por tercera vez, LA LOCURA, como siempre tan loca, les propuso -"¡Vamos a jugar al escondite!". Ante esa invitación LA INTRIGA levantó su ceja intrigada y LA CURIOSIDAD, sin poder contenerse, preguntó: -"¿Al escondite?. ¿Y como se juega eso?.- "Es un juego"- explico LA LOCURA- "en el que yo me tapo la cara para no ver y comienzo a contar de 1 hasta 1 millón, mientras ustedes se esconden; y cuando yo haya terminado de contar los buscaré y, al primero que encuentre ocupará mi lugar para continuar con el juego, una vez que encuentre a todos". Ante esa apasionante forma de explicar de LA LOCURA, EL ENTUSIASMO bailó acompañado de LA EUFORIA. LA ALEGRIA se puso a brincar y de tantos saltos terminó por convencer a LA DUDA para que jugara con ellos, incluso a LA APATÍA le llamó la atención, aunque nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar en el juego:

LA VERDAD prefirió no esconderse. ¿para que?. Si al final siempre la hallaban.

LA SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto y molesto (aunque en el fondo lo que realmente le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella).

LA COBARDIA prefirió no arriesgarse...

EL PESIMISMO exclamó: -"¡ Hay que complicado! yo mejor no juego porque seguro me encuentran primero y pierdo"

-" Uno, dos, tres..."- comenzó a contar LA LOCURA. La primera en esconderse fue LA PEREZA, que como siempre, se dejó caer tras la primera piedra que encontró en el camino.

LA FE subió al cielo, y LA ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo logró subir a la copa del árbol mas alto.

LA GENEROSIDAD, por su parte, casi no lograba esconderse, y es que cada sitio que encontraba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos, antes que para ella. Pensaba: -"¿Qué tal si me escondo en un lago cristalino?, mmm..., no, no, eso es ideal para LA BELLEZA; ¿Qué tal detrás de un árbol?, mmm..., tampoco ahí es ideal para LA TIMIDEZ; ¿Y en el Vuelo de una mariposa?, no, es lo mejor para LA VOLUPTUOSISDAD; ¡Ya sé! Me esconderé en la ráfaga del viento..., ...mmm... no, ahí es ideal para "LA LIBERTAD". Así buscó y buscó hasta que se escondió en un rayito de sol.

EL EGOISMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, un lugar ventilado, cómodo..., pero solo para él.

LA MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arcoiris), y

LA PASIÓN y EL DESEO, en el centro de los volcanes.

EL OLVIDO... se me olvidó dónde se escondió, pero eso no es importante.

Cuando LA LOCURA contaba -"...999,999..."-, EL AMOR no encontraba sitio donde esconderse, pues ¡Todo se encontraba ocupado!... ...hasta que divisó un bello rosal y, enternecido mientras jugaba, decidió esconderse entre sus flores.

-"...¡1 millón!..."- contó LA LOCURA y comenzó a buscar.

La primera en aparecer fue LA PEREZA, estaba solo a tres pasos junto a una piedra. Después encontró a LA FE, es que la escuchó dialogando con Dios acerca de "mover montañas". A LA PASION y EL DESEO los halló al sentir sus vibraciones cerca de los volcanes. En un descuido encontró a LA ENVIDIA y, claro, pudo deducir donde estaba EL TRIUNFO. AL EGOISMO no tuvo ni que buscarlo, pues el solo salió disparado de su escondite pues había resultado ser un nido de avispas. LA LOCURA, luego de tanto caminar, sintió sed y acercándose al lago para beber, descubrió a LA BELLEZA. Y con LA DUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre un duro tronco, sin decidir aun de que lado ocultarse. Muy cerca de LA DUDA encontró a LA IGNORANCIA, que nunca supo donde esconderse.

Así fue encontrando a todos. EL TALENTO entre la hierva fresca, a LA ANGUSTIA en una obscura cueva, a LA MENTIRA detrás del arco iris... (mentira, si estaba en el fondo del océano), y hasta EL OLVIDO, que ya se le había olvidado de que se trataba el juego y seguía sin entender. Pero solo EL AMOR no aparecía por ningún lado. LA LOCURA lo buscó detrás de cada árbol, en cada arroyuelo del planeta, en las cimas de las montañas, incluso, ante su desesperación hizo trampa y le preguntó a LA IGNORANCIA si lo había visto, -"Yo no se nada..." - le respondió; y cuando estaba apunto de darse por vencida, LA PASIÓN se ofreció a ayudar ya que tenía muchas ganas de encontrar EL AMOR, LA LOCURA divisó un pequeño rosal y observó que se movían sus flores. LA PASIÓN Entonces tomó los tallos de varias rosas y comenzó a mover fuertemente el rosal con sus ramas...

De pronto ¡Un doloroso grito se escuchó!. Las espinas del rosal habían herido en los ojos a EL AMOR, LA LOCURA Y LA PASIÓN, impresionadas ante tal accidente, no sabían que hacer para disculparse; rogaron, lloraron, imploraron, suplicaron perdón y ¡Hasta prometieron ser sus fieles acompañantes por toda la eternidad!.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, 

"EL AMOR es ciego y va siempre acompañado de LA PASIÓN Y LA LOCURA.

martes, 1 de agosto de 2017

LA MURTE DETRAS DE LA BELLEZA









La preocupación por vernos bien, estar a la moda, sentirnos aceptados, impresionar a alguien que nos gusta o simplemente llenar las expectativas de nuestros padres, son factores que pueden disparar un problema psicológico, físico, social y cultural.

La publicidad en los medios de comunicación con su voracidad influye en la imagen y estereotipan un modelo físico “perfecto” humanamente imposible de alcanzar. Nos sentimos presionados a ser quienes no somos por el simple hecho de cumplir con estos parámetros que llevan disfrazada la palabra muerte detrás de la belleza.

La Anorexia Nerviosa y la Bulimia nerviosa son trastornos emocionales que afectan la conducta alimentaria de una persona. Las causas pueden ser genéticas, biologicas, psicológicas, sociales y culturales, en donde las dietas, las modas, los medios,   la presion social y familiar son simplemente los detonantes.

La Anorexia Nerviosa es más común en mujeres y se presenta principalmente en la adolescencia temprana. La persona genera una percepción distorsionada de su imagen corporal, caracterizada por un miedo intenso en relación a la comida y el peso, negación de mantener un peso normal y saludable de acuerdo a su edad y estatura (IMC ≤ 17.5), acompañado por un cese del ciclo menstrual durante tres meses consecutivos.   Dentro de sus síntomas físicos y psicológicos encontramos: pérdida de masa corporal, cabello seco, lanugo,  cambios drásticos en la apariencia física, delgadez extrema y frío constante por lo que el uso excesivo de prendas y ropa floja es común. Generalmente son personas perfeccionistas, complacientes, que tienden a aislarse y tienen cambios de humor repentinos.   Se puede presentar además depresión, ansiedad, abuso de substancias y trastornos de la personalidad.

Por otro lado la Bulimia Nerviosa comúnmente se presenta en la adolescencia tardía y adultez. Usualmente existe una baja auto estima, una obsesión en relación a su imagen corporal, la comida y el peso, a pesar de mostrar un peso normal o un ligero sobrepeso. Aparecen las dietas restrictivas que ocasionan el “atracón” en donde la persona come rápidamente, a escondidas, cantidades excesivas de alimentos en periodo muy corto de tiempo, el mismo que representa un momento de gran ansiedad, remordimiento, culpa y sentimientos de falta de control.   Esto les lleva a los característicos mecanismos compensatorios como auto inducirse vomito, el uso de laxantes o ejercicio extremo, por lo que suelen evitar comer fuera de casa, aislándose de esta manera de sus familiares y amigos.

La Anorexia y la Bulimia Nerviosa comienzan cada vez a una edad más temprana, existiendo casos en niñas incluso de 8 años. Es importante mencionar que no es solo un desorden del sexo femenino pues cada dia hay más casos en chicos.

Los efectos sobre el organismo son severos pudiendo causar incluso la muerte por lo que reconocer estos trastornos es imprescindible y la intervención de un equipo multidisciplinario es imperativo, esto es: nutricionista, psicólogo, medico clínico especialista y psiquiatra cuando los niveles de depresión y ansiedad son severos.

La capacidad de los niños para comprender la separación de sus padres




“Cuando el niño tiene entre tres y cinco años”

La capacidad de los niños para comprender una separación cuando tiene entre tres y cinco años es muy variada. En algunos casos, podrán reaccionar con apego como si tuviera menos edad; en otros fabularán y dramatizarán en sus juegos aquellas situaciones a las que aún les resulta imposible adaptarse. “Vete de aquí, eres una niña muy mala”. Así le gritó Mónica a su muñeca el día de su cumpleaños. Y prosiguió: “Tú madre no vendrá si sigues tirando la leche. ¿Me has entendido?” O bien resolverán el dolor por la pérdida fantaseando, por ejemplo, con ir a vivir con el padre ausente convencidos de que allí todo es mejor. Como es lógico, estas “salidas” que encuentran están directamente relacionadas a los cambios que experimentan.

Alrededor de los tres años, tres de las cuestiones más importantes que descubren los niños son: en primer lugar, que son alguien diferente del resto de las personas, y no sólo físicamente, sino también en su modo de ser; en segundo lugar, que ya no necesitan ver todo el tiempo a sus padres para sentirse seguros; y, en tercer lugar, que puede llevar a cabo sus proyectos. Pero aunque parezcan tener un máster en madurez, ello no implica que el niño sea emocionalmente independiente; que no necesite apoyo, cuidado o protección de sus padres. Al contrario, la audacia de que suelen hacer gala sólo puede ser llevada a cabo cuando el niño tiene la seguridad de que los padres estarán ahí para protegerlo.

Por esta razón, cuando a un niño de esta edad sus padres le explican que se van a separar, lo común es que no se oponga ni se enfade como lo haría un niño mayor; lo más seguro es que se muestre atento, expectante e indefenso. Si se ha llegado a acuerdos para tener la custodia  compartida y puede ver a ambos padres, incluso podrá comprenderlo en poco tiempo y aceptar que se ha producido un nuevo orden pero él no está saliendo perjudicado. De hecho, hay que pensar que un niño de tres años ya no es el niño rebelde de cuando tenía dos años, y esto le permite ser menos proclive a los enfrentamientos. Además, es una edad en la que el niño se esfuerza por descubrir quién es y por eso su mayor preocupación consiste en identificarse con aspectos de la relación de sus padres que conoce. Como lo dijo una niña a su madre al poco tiempo de que el padre se fuera de casa:”Ahora jugamos a que yo soy tú y tú eres papá. Yo me enfado y tú te vas. ¿O quieres que tomemos la leche todos juntos?”.  Y es que mediante estos juegos del “soy esto-no soy lo otro”, el niño se las ingenia para descubrir lo que le agrada, lo que desea rechazar abiertamente y lo que le molesta, pero también es una estrategia lúdica para conseguir lo que desea y dejar a un lado todo cuanto no le sirve para sentirse bien, dando a su vida el orden que el medio externo parece no proporcionarle.

Algunas cuestiones a tener en cuenta

-Permita que se relacione con otros niños de su edad para que comparta juegos e intereses, tanto cuando esté con el padre que tiene la custodia como con el que ve cada cierto tiempo.

-Si lo nota tenso, proporciónele abrazos curativos, cuéntele un cuento o proporciónele un masaje suave antes de ir a dormir.

-Comparta sus fantasías  cuando juegue a ser otra cosa diferente de lo que es.

-Permítele tener una mascota a la que cuidar y con la que jugar.

-Reduzca las situaciones que le puedan provocar estrés.
-Fomente el sentido del humor.

-Hable con él sobre cuestiones relacionadas con el hogar o el barrio para que aprenda a aceptar otros puntos de vista y haga el esfuerzo de adaptarse a ellos.

-Para que se sienta seguro en el hogar asígnele algunas tareas rutinarias a fin de que se de cuenta de que él también puede colaborar. Por ejemplo, pídale que riegue las plantas o que pase el plumero. Obviamente, esto no quiere decir que lo tenga que hacer perfecto, pero es fundamental para que aprenda progresivamente que en el hogar de la madre y en el del padre hay actividades rutinarias a las que debe irse adaptando. Durante las primeras experiencias puede ser incluso conveniente que estén a su lado para ayudarle.

-Ayúdele a controlar sus impulsos enseñándole el valor del silencio para pensar qué desea antes de actuar.

CAMBIO DE PRIMARIA A SECUNDARIA

¿Y ahora que? Cambio de primaria a secundaria

En estas fechas muchos son los niños que acaban la etapa educativa de primaria y el próximo curso iniciarán sus estudios de ESO en un instituto. Tanto padres como niños han podido asistir a varias charlas y visitas de puertas abiertas en las que les han informado del funcionamiento de los institutos y lo que implica a un nivel educativo pasar a secundaria pero, 
adolescencia
¿cómo afecta este cambio a nivel emocional a los niños/as y sus familias?

    Para empezar, los niños y niñas pasarán de tener un profesor principal, su tutor, quien impartía la mayoría de las materias (excepto algunas específicas como música y educación física), a tener múltiples profesores, uno por cada una de las asignaturas y un tutor con el que harán clase unas 3-4h a la semana. 

    Este es un cambio importante ya que pasan de tener un referente claro y muy cercano que los acompaña en su día a día, a tener que acostumbrarse a diferentes maneras de hacer de cada uno de los docentes y a no tener esta figura proximidad que tan bien los conocía. Muchos de los alumnos se sienten perdidos en estos momentos. A los tutores de secundaria, además, por mucho que lo deseen, les será muy difícil tener un conocimiento profundo de los niños como el que tenían los de la primaria.

    Por otra parte tanto si los alumnos siguen en el mismo centro donde hicieron la primaria, como si no lo hacen, cambian de espacio físico. Algunos van a otro edificio y otros cambian de zona y / o de instalaciones dentro del mismo centro. Este hecho, aunque parezca banal también se debe tener en cuenta ya que pasan de estar en un espacio en el que han estado muchos años, que conocen y sienten como suyo, a un lugar nuevo y, en muchos casos desconocido, que los hace salir de su zona de confort y requiere una nueva adaptación. A esto se le añaden nuevos compañeros/as, con los que convivir y hacer vínculos, y un nuevo ambiente lleno de personas de otros cursos mucho más grandes que ellos. Pasan de ser los grandes de la escuela a ser los pequeños del instituto sintiéndose más inseguros. Muchos de los chicos y chicas presentarán angustias y miedos ante este nuevo escenario.

    No hay que olvidar que todos estos cambios se dan en una etapa evolutiva de cambio de la niñez a la adolescencia, una etapa de crisis en si misma. En el momento que empiezan la secundaria, muchos chicos y chicas están en etapa pre-adolescente pero también hay un buen número que aún se muestran muy infantiles. 
    A nivel madurativo habrá alumnos que tendrán muchas dificultades para adaptarse a todos estos cambios y desarrollarán sintomatología de tipo emocional como angustias, sentimientos de desesperanza, miedos, inseguridades, etc., que les generará un elevado nivel de malestar y que dificultará poder concentrarse en clase, tener relaciones adecuadas con los compañeros e, incluso, acabará afectando al clima familiar ya que a menudo irá acompañada de trastornos de conducta que antes no se daban. En la mayoría de los casos esta sintomatología será transitoria e irá disminuyendo hasta desaparecer, pero en otros es posible que terminen requiriendo la ayuda de un profesional que los acompañe en el proceso.

    Por último y no menos importante tenemos que centrarnos en aquellos niños y niñas que presentaban dificultades de aprendizaje en la primaria (TDAH, dislexia, problemas de comprensión, razonamiento, atención, …). Estos son los que tendrán más problemas a nivel académico y notarán más el cambio en este aspecto. En algunos casos llegarán con dictamen o con un informe psicopedagógico de un especialista, hecho que ayudará a los profesores a entender las dificultades del alumno y hacer adaptaciones en las materias en caso de que se considere necesario. Por lo tanto, si no tiene una valoración hecha y la considerais necesaria, el verano es un buen momento para pedirla e iniciar así la secundaria con la máxima información a facilitar a los institutos

    Así que padres, madres, si teneis un/a hijo/a que esté en el cambio de la primaria a la secundaria armaos de paciencia y acompañarlo/a en esta etapa que para ellos resulta tan estresante !!

miércoles, 19 de julio de 2017

TE DESEO LO SUFICIENTE

TE DESEO LO SUFICIENTE
Hace poco tiempo cuando estaba en el aeropuerto escuché por casualidad a una madre e hija que se
estaban despidiendo. Cuando anunciaron la partida del vuelo ellas se abrazaron y la madre dijo:
- "Te amo y te deseo lo suficiente".

La hija respondió:
- "Madre, nuestra vida juntas ha sido más que suficiente. Tu amor es todo lo que he necesitado.
También te deseo lo suficiente". Ellas se saludaron con un beso y la hija partió.
La madre pasó muy cerca de donde yo estaba sentada y noté que ella necesitaba llorar.
Traté de no observarla para no invadir su privacidad, pero ella se dirigió hacia mí y me preguntó:
- "Alguna vez se ha despedido de alguien sabiendo que era para siempre?".
- Sí, lo he hecho - respondí. Perdón por preguntar - contesté -, pero ¿por qué esta despedida es para
siempre?
- Yo soy una mujer vieja y ella vive muy lejos de aquí. La realidad es que su próximo viaje será para mi
funeral, dijo.
- Cuando se despidió de ella escuché que le dijo "te deseo lo suficiente". ¿A qué se refiere?
Comenzó a sonreír. Eso es un deseo que hemos transmitido de generación en generación. Mis padres
solían decirlo. Ella hizo una pausa y miró hacia arriba como si tratara de recordarlo en detalle, luego
sonrió aún más.
- Cuando decimos "Te deseo lo suficiente", deseamos que la otra persona tenga una vida llena de sólo lo suficientemente bueno para vivir.
 
Entonces, dirigiéndose hacia mí, ella compartió lo siguiente como si lo estuviera recitando de memoria:
"Te deseo que tengas suficiente sol para mantener tu espíritu brillante",
"Te deseo suficiente lluvia para que aprecies aún más el sol" ,
"Te deseo suficiente felicidad para que tu alma esté viva"
"Te deseo suficiente dolor para que las pequeñas alegrías de la vida parezcan más grandes"
"Te deseo que tengas suficientes ganancias que satisfagan tus necesidades"
"Te deseo suficientes pérdidas para que aprecies todo lo que posees."
"Te deseo suficientes bienvenidas para que logres soportar las despedidas".
Luego ella comenzó a llorar y se alejó.
Se dice que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora en apreciarla, un día para amarla, pero una vida para olvidarla.
Toma el tiempo necesario para vivir. A todos mis amigos y seres queridos,

LES DESEO LO SUFICIENTE!!!

martes, 13 de junio de 2017

Las emociones y el cáncer



   Apenas hace algunos años se ha empezado a tomar en cuenta los aspectos psicológicos del paciente con cáncer.
 
   Por fin se empieza a ver que no sólo somos  mamas, pulmones, células, riñones y piel, que también somos emociones y  pensamientos.
   
   Parece ser que hemos querido empezar a mirar dentro de este mundo interno tan subjetivo, tan personal, tan enredado y a la vez tan importante para el paciente y familia. 

   Entonces surge la duda,  como familiar, ¿puedo ayudar a la mejora de su estado emocional?
O si eres paciente, ¿crees que puedes hacer algo para mejorar tu estado de ánimo? 
Por supuesto que sí! Lo primero es entender tu proceso o lo que la otra persona está pasando. En Psicología lo llamamos empatía, pero no es fácil, no lo es.

Cómo muchos pacientes nos dicen, para poder saber lo que se siente al tener esta enfermedad, es necesario pasarla. Y es verdad, tal vez no podamos sentir exactamente lo que ellos sienten, pero si podemos aprender a entender, y con esto ya estamos empezando a ayudar.

Entenderemos los cambios de humor, las lágrimas, las risas espontáneas, el insomnio, el mutismo, el abrazo, la rabia, el cambio de prioridades, la mirada ausente…… por lo tanto, estaremos más unidos, y la unidad es una de las mejores medicinas para el alma y la psique.
Ahora bien, ¿Cómo lo hacemos? ¿cómo entendemos?
Imagina por un momento lo siguiente:
Desde que nacemos y a lo largo de toda nuestra vida vamos creando nuestro propio puzzle personal. Las piezas de dicho puzzle son la familia, los sueños, los amigos, los miedos, las experiencias…

  En la infancia las piezas centrales y de mayor tamaño son los padres o tutores, se crean las primeras piezas de apego, las primeras piezas de miedo (a la oscuridad, a quedarse solo…) que si vivimos en un entorno amoroso y saludable ayudarán a disminuirlas o de hecho a eliminarlas.
Conforme vamos creciendo las piezas van cambiando de forma, de tamaño, de contenido y de importancia. Nadie controla ésta disposición, sólo tú. Sólo tú tienes este poder.

En la adolescencia la pieza central son los amigos, la pieza de los padres se hace a un lado, añades la pieza del primer amor, la pieza del primer desamor, es decir, vamos quitando y poniendo piezas según vamos aprendiendo y viviendo.

   El puzzle nunca está estático, está vivo, como tú. Y siempre lo estás cambiando de manera inconsciente. Añades sueños, eliminas metas, quitas algún borde para que encaje una pieza con otra. Lo acomodas a tú gusto, esto te da seguridad, es la sensación de control de tu propia vida.

    Cuando llega una enfermedad, cómo el cáncer, es cómo si alguien llegara y ¡puf! de un manotazo lo destruyese, las piezas salen volando, pierdes la seguridad, estás confundido, en shock, muy enfadado por esta intrusión.

   De repente no sabes por dónde tirar, por dónde seguir, sabes que necesitas armar nuevamente tu puzzle pero tienes que redescubrir y analizar cuántas y cuáles piezas te quedan….. y te das cuenta que tus piezas han cambiado.

    Reconoces que la pieza del trabajo igual y no era tan importante cómo creías. Aumentas la pieza de la familia, le das más espacio. Te das  cuenta que la pieza de los amigos es más pequeña de lo que pensabas o todo lo contrario, te sorprendes por la cantidad de gente que te apoya.

   El cáncer no sólo destruye tu puzzle, sino además te obliga a incluir piezas nuevas.
Una de ellas la incertidumbre, ¿cuánto espacio decides darle? ¿la pones en el centro? ¿la nombras protagonista de tu puzzle? ¿o le das un espacio y sitio justo que te permita vivir y estar en paz?

   La pieza del tiempo cambia de tono, ahora eres más consciente y aprendes a valorar más el tiempo, el tiempo de calidad que pasas con tus seres queridos, el tiempo que pierdes enfadándote con cosas vanales.

    Este es el mundo interno de un paciente oncológico. Si te detienes y analizas esto, podrás entender los cambios de humor, los silencios, la desconfianza, la necesidad de sentirse amado….

    Imagina que llevas 20, 30, 40, 50, o 60 años construyendo tu propio puzzle personal, toda tu vida!

No podemos pedirle que lo construya en 2 meses ni en 9.

Dale tiempo, espacio y amor. Ayúdale a construir su puzzle, hazle saber lo importante que es para tí, y lo bien que lo está haciendo. Ayúdale a reducir de tamaño las piezas incómodas, cómo el miedo. Construye con él/ella piezas nuevas con nuevas aficiones, nuevas actividades.
 
Podemos hacer mucho más de lo que nos imaginamos! Sólo es cuestión de entender  y querer!. 

Así que lee, infórmate, fórmate, tanto si eres paciente como si eres familiar. Esto te dará las herramientas para poder afrontar la enfermedad mucho, mucho mejor.

Somatizaciones, lo que nos dice el cuerpo


 

¿Cuántas veces nos ha dolido la cabeza ya que hemos tenido un día sumamente estresante? ¿Cuándo nos ha costado digerir algo que nos ha pasado y hemos acabado con dolores o molestias en el estómago? ¿y esa sensación de cansancio aunque no hayamos hecho nada? En psicología, hablamos de somatizaciones cuando alguna persona nos habla de ello y no hay causa médica que justifique estas molestias.


¿Qué son las somatizaciones?

Entendemos que una persona está somatizando cuando tiene molestias en el cuerpo como consecuencia de algún problema de tipo emocional o psicológico. En cierta manera, podríamos decir que es un mensaje que nos da el cuerpo para resolver la situación y aprender a gestionarlo de manera diferente.
Algunos ejemplos de somatizaciones frecuentes son:
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de cansancio
  • Problemas estomacales y/o intestinales
  • Contracturas en la espalda o cervicales
  • Bruixismo o rechinar de los dientes mientras dormimos
  • Alteraciones en la menstruación
  • Afonía o perder la voz
¿Qué podemos hacer? 

Primero de todo, es importante es identificar los detonantes. ¿Qué situaciones han pasado ese día o en el último tiempo que puedan explicar esa molestia? Para ello, puede ser interesante escuchar el propio cuerpo y el propio malestar para ver qué nos quiere decir. Por ejemplo, cuando nos duele la espalda puede significar que estamos cargando muchos temas e, incluso, temas que no nos corresponden. Por ello, es necesario valorar el dolor y el mensaje que nos está proporcionando.
En segundo lugar, una vez identificado los detonantes, es importante buscar maneras alternativas para poder hacerle frente.
  • ¿Me estoy encargando de demasiadas cosas? Hay que valorar la opción de delegar y/o priorizar aquellos aspectos más importantes y urgentes desestimando aquellos que puedan ser secundarios.
  • ¿Me he enfadado, pero no he dicho nada? La rabia, como las demás emociones, la hemos de dejar salir y expresar. En caso de que resulte difícil comunicarlo a la otra persona, buscar alternativas saludables para externalizar esta emoción activa como puede ser el deporte, el arte, la escritura, etc.
  • ¿Estoy pasando una época con más ansiedad por algún tema del entorno? En ocasiones, las circunstancias que nos rodean no las podemos modificar pero sí nuestra actitud a ella. En este sentido, es conveniente hacer un trabajo de los propios pensamientos limitante así como aprender o ejercicios de relajación y respiración.
Para acabar, pero no menos importante, es necesario aprender a cuidarse a uno mismo. Buscar válvulas de escape propias y actividades agradables que nos permitan equilibrar la balanza para disminuir el propio malestar.